La Tenosinovitis de Quervain

Esta también se le conoce como Tendinitis de Quervain y es una dolorosa afectación en los tendones que van en la muñeca del lado del pulgar, generalmente esta tendinitis suele causar fuertes dolores y problemas para realizar movimientos cotidianos con el pulgar como cerrar el puño, tomar objetos con la mano e incluso girar la muñeca.

IMG-0390

Una causa exacta aún no se le es determinada a este padecer pero se le atribuyen actividades físicas en donde la mano realice el mismo movimiento repetidas veces en un corto periodo de tiempo, el dedicarse a jugar golf, tenis, bádminton y la jardinería suelen ser actividades que causan complicaciones en la tenosinovitis.

La manera en que aparecen los síntomas es impredecible pero por lo general suelen ser los siguientes:

  • Dolor cerca de la base del pulgar, cuando se cierra y abre el puño.
  • Inflamación en el área de la base del pulgar.
  • Dificultad para realizar movimientos con el pulgar y giros con la muñeca.
  • Dolor al  momento de juntar los dedos índice y pulgar.

En los casos donde no se trata a tiempo, al igual que con cualquier tendinitis el dolor se extiende rápidamente sobre todo en el pulgar y puede llegar a sentirse en el antebrazo simultáneamente.

 

Causas y Tratamiento de la Tenosinovitis de Quervain.

Una de las principales causas de la tendinitis de Quervain suele ser la sobrecarga crónica de la muñeca, también se le atribuyen la artritis reumatoide y las lesiones directas que se generan en la muñeca o tendón.

El tratamiento involucra distintas fases, la primera va enfocada a manejar médicamente la lesión con reposo y medicamentos antiinflamatorios, también se inmoviliza el pulgar. en un lapso no mayor a unos 12 días se obtiene un resultado satisfactorio, aunque por lo general el paciente suele demostrar resentimiento a el uso del inmovilizador.

En la fase siguiente, si existen molestias luego de la primera fase, a través del uso de corticoides se procede a realizar una infiltración en la zona que está afectada, lo que se traduce a una reducción del dolor casi por completo en la mayoría de los pacientes. esta infiltración puede complementar un tratamiento de inmovilización por corto tiempo y de fisioterapia.

En una última instancia el tratamiento involucra la liberación quirúrgica para resolver las molestias. Por lo general este procedimiento requiere de aplicar anestesia regional endovenosa, y se realiza en un pabellón quirúrgico. Pero esto siempre es la última opción.